Tu vida

El Club de los Poetas Muertos: “Carpe Diem”


Carpe Diem. Aprovecha el momento. Uno de los discursos inspiracionales que más rápido vienen a la mente cuando pensamos en los del cine es esta escena de El Club de los poetas muertos.

Acérquense, escuchen. ¿Lo oyen? Caaaaarpe Dieeeeeem. Aprovechad el momento chicos, haced quevuestra vida sea extraordinaria

Uno de los mejores vídeos de motivación: “El Camino del Éxito” de LuzuVlogs


Aquí os dejo uno de los mejores vídeos motivadores que he visto. Lo realiza un tal “LuzuVlogs” que sube vídeos de chorradas varias pero que este vídeo lo ha hecho muy en serio y resulta tremendamente bueno.

Tratando de valer, te olvidas de ser

gato-encubiertoTratando de valer, te olvidas de ser” ”Un aspirante a psicomago no debería imitar si desear ser imitado”. Todo esto y más nos dice Alejandro Jodorowsky pero, ¿por qué nos empeñamos en seguir pintándonos con los colores de nuestra tribu?.

Contesta Cristóbal Jodorowsky: “Nuestro árbol genealógico, nuestro inconsciente, es como una tribu. Tiene miedo a que nos diferenciemos de él. Somos portadores de los conflictos no solucionados de nuestro árbol genealógico y eso se manifiesta en nosotros de muchas maneras…”

Anne Ancelin Shützenberger, le sigue: “A veces esta lealtad invisible sobrepasa los límites de la sensatez y sin embargo se repite. Solemos mantener una poderosa e inconsciente fidelidad a nuestros designios familiares: a sus tradiciones, a sus traumas, a sus secretos, a sus proyectos más o menos advertidos. Adoptamos los sentimientos de la familia como si fueran propios”.

Aquí está Marianne Costa para recordarnos que nacemos como un ser con todas las posibilidades del ser, con un primer latido de embrión que parte del “neutro” y desde un lugar que permite todos los logros imaginables. Aunque la familia nos limite, nos imponga misiones, nos forme y nos deforme y le sigamos imitando la identidad que nos dan por una lealtad infantil que esconde el miedo a ser expulsados del clan, siempre estamos a tiempo de volver a ese neutro y llegar a ser lo que de verdad somos.

Redondea Alejandro Jodorowsky: “No hay mayor felicidad que ser lo que uno es”

Saber esperar

tiempoTodo tiene su tiempo. Los que cultivan el campo saben que hay un tiempo de sembrar y un tiempo de recoger. Los padres van descubriendo poco a poco las distintas etapas del crecimiento de sus hijos. El aprendizaje, la creación, el desarrollo… todo tiene unos ritmos propios que necesitan seguirse en el orden adecuado. La propia naturaleza se expresa cíclicamente, y cada uno de esos ciclos representa unas posibilidades diferentes y únicas. Saber esperar y aprovechar cada momento es una clave de éxito no cuantificable en dinero, sino en felicidad.

Hace muchos años se hizo un experimento en un colegio. La profesora dejó unos caramelos en la mesa de cada niño y les dijo, antes de salir, que si esperaban a que ella regresase sin comérselo, les daría otro. Evidentemente, tal cual salió la profesora de clase, unos chicos se lanzaron sobre las golosinas, mientras que otros, pensando en la doble recompensa, esperaron hasta el regreso de la maestra. Tras el experimento se hizo un seguimiento del desarrollo de los niños en el colegio y en el entorno laboral, y lo que se vio fue que los que supieron esperar alcanzaron puestos de trabajo más altos que los que no.

Este ejemplo, aunque enfocado al éxito profesional, da una idea de las capacidades psicosociales que se desarrollan cuando se aprende a guardar los tiempos. En otro contexto, podríamos echar un vistazo a la creciente ansiedad por el ¡ya! Lo inmediato se vende como lo mejor. Desde la comida hasta la limpieza, pasando por los trámites burocráticos o los tratamientos médicos. Cada vez hay más facilidades para obtener lo que necesitamos sin tener que esperar. Sin duda eso es bueno, pero genera un efecto secundario que nos ha pasado desapercibido y que se nos cuela sin darnos apenas cuenta, y es que perdemos la capacidad y el deseo de esperar. Nos volvemos impacientes.

Paradójicamente, mucha gente corre en el coche o en el transporte público para llegar a un trabajo que detesta, y del que está deseando salir corriendo cuando se acerca el fin de nuestro horario. Somos capaces de no comprar algo si hay que hacer demasiada cola y se ha demostrado tras un estudio que tras pulsar el botón del ascensor, la gente empieza a impacientarse a los 20 segundos.

Pero ¿por qué odiamos esperar? Hay una especie de sentimiento de pérdida de tiempo, de filtración de la vida por los resquicios de las colas y los turnos. Algo que nos hace apresurarnos para hacerlo todo más rápido, tragar sin saborear, querer tener fruta de temporada todo el año y obtener los beneficios sin esfuerzo.

En los trabajo de Daniel Goleman, uno de los padres de la idea de Inteligencia Emocional, señala que uno de los secretos de la felicidad está, precisamente, en saber esperar. Es lo que se llama “demorar la recompensa” y que resume la capacidad de trabajar con la propia voluntad. Nada más filosófico que eso, porque básicamente ofrece a todos la posibilidad de modificar la forma de enfrentarse a su propia vida, de aprovechar las experiencias, no los minutos.

Y es que dejar que el tiempo cumpla su propio ciclo también es una forma de aprovechar el tiempo, de no dejar que la vida se nos escape en la prisa por vivir, porque la vida es, ante todo, tiempo que se vive, no que se pasa.

Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma…..

En la noche que me envuelve,
negra, como un pozo insondable,
doy gracias al Dios que fuere
por mi alma inconquistable.

En las garras de las circunstancias
no he gemido, ni llorado.

Ante las puñaladas del azar,
si bien he sangrado, jamás me he postrado.

Más allá de este lugar de ira y llantos
acecha la oscuridad con su horror.

No obstante, la amenaza de los años me halla,
y me hallará, sin temor.

Ya no importa cuan recto haya sido el camino,
ni cuantos castigos lleve a la espalda:

Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma.

Willian Ernts Henley

‘Buenas ideas TED’ lanza una pregunta: ¿Son necesarios los maestros?

Buenas Ideas TED - Escuelas en la nube

‘Buenas ideas TED’ lanza una pregunta: ¿Son necesarios los maestros?

¿Hace falta ir a la escuela?¿Está el conocimiento obsoleto? Estas son algunas de las preguntas que os proponemos en el próximo episodio. Preguntas que han encontrado respuestas en los sorprendentes experimentos realizados por el hindú Sugata Mitra, que ha concebido un revolucionario proyecto

ENTREVISTAS Y TED TALKS DEL DÉCIMO PROGRAMA

Jordi Adell: La tecnología al servicio del maestro

En Buenas Ideas TED contamos con la participación de Jordi Adell, el director del Centre d’Educació i Noves Tecnologies (Universitat Jaume I de Castellón). “Lo verdaderamente revolucionario es poner la tecnología en manos de los niños para que hagan cosas, para que creen, para que se expresen”, comenta Adell.

Sugata Mitra: Una Escuela en la Nube

En el escenario de TED2013, Sugata Mitra expone su audaz deseo de TED Prize: “Ayúdenme a diseñar la Escuela de la Nube”, un laboratorio de aprendizaje en India, donde los niños pueden explorar y aprender unos de otros, utilizando los recursos y tutorización a través de la nube

NOVENO PROGRAMA

‘Revolucionando la escuela’

Cuando el debate sobre la reforma del sistema educativo está de absoluta actualidad, nos hemos planteado algunas preguntas sobre este polémico tema. Las respuestas, las tienes aquí

Anteriores Entradas antiguas